Jorge Cueto

CEO

 
“Desde el año 2012, Prison Art se dedica a apoyar a las personas privadas de libertad a través de un plan de reinserción social, que consiste en practicar sus habilidades artísticas y de diseño en productos de alta costura.
A cambio, se les remunera económicamente y se les apoya para que se reintegren a la sociedad una vez que hayan cumplido su condena «.
 

Historia de Prison art

El Proyecto de Prison Art (Una ONG) se estableció en el año  2012 siguiendo el sueño de su fundador Jorge Cueto de crear un gran programa de rehabilitación en las penitenciarías mexicanas. La fundación desarrolló un plan de capacitación que ofrece las habilidades de arte y diseño necesarias para que las personas encarceladas sean empleadas en la producción de productos de moda de alta calidad.
 
“Decidimos desarrollar el proyecto a partir del tatuaje y creamos una máquina que, en lugar de tatuar el cuerpo humano, podía tatuar piel y producir bolsos artísticos únicos”. -Jorge Cueto
 
Después de pasar 11 meses en la cárcel de Puente Grande en Jalisco, y luego ser declarado inocente, Jorge Cueto fundó Prison Art. La marca vende productos de cuero decorados con tatuajes únicos diseñados y realizados por presos actuales y anteriores. Mientras tanto, el proyecto de Prison Art, sin fines de lucro, busca instruir y emplear a personas encarceladas mientras cumplen sus sentencias. Al salir de la cárcel, a los participantes del programa se les ofrece empleo en varios departamentos de Prison Art para completar el proceso de reintegración a la sociedad.
 
Mientras Jorge Cueto estaba en prisión, se dio cuenta de la situación que muchos estaban enfrentando en su interior:
 
“Lo que vi fue angustia cuando se trataba de cuidar y mantener a sus familias. Preocupados por no poder cubrir sus gastos mientras estaban dentro de la prisión, muchos de ellos estaban tratando de averiguar qué iban a hacer tan pronto como salieran de la cárcel «. – Jorge Cueto
 
La gran mayoría de los empleadores en México requieren antecedentes penales limpios, por lo tanto, las personas anteriormente encarceladas enfrentan barreras sustanciales para el empleo. En respuesta a estas preocupaciones, nació Prison Art. Jorge descubrió que las personas encarceladas eran muy buenas tatuando y las que no sabían cómo estaban aprendiendo las habilidades muy rápidamente. El fundador de la empresa fusionó estas habilidades con la ambición de la marca de producir productos hechos a mano con un valor agregado que fuera muy apreciado por su singularidad e impacto social. Prison Art ha permitido a los presos dirigir todas sus energías creativas y capacidades artísticas hacia la elaboración de artículos para el uso diario que diseñan, dibujan y tatúan.

Empresa socialmente responsable

En Prison Art somos conscientes de nuestra responsabilidad como empresa, por eso estamos comprometidos con nuestros empleados, la sociedad y el medio ambiente. Nuestra estrategia se basa en estas tres áreas, lo que nos permite traer un beneficio a todas las partes involucradas, tanto a corto como a largo plazo. También contamos con programas que nos permiten apoyar a las personas privadas de libertad durante su condena y durante su reintegración a la sociedad.

leer más Descargar historia en pdf